Hay lugares en Valencia en los que tradición y vanguardia están estrechamente ligados, donde se recupera lo mejor de las antiguas costumbres, ésas que no deberían perderse, y se combinan con las modernas técnicas culinarias. Estamos en el corazón del centro histórico de la ciudad, allí donde todavía puede verse a las señoras ir a hacer la compra al Mercado Central, donde los turistas fotografían las vistas al Miguelete, se pierden y se encuentran. Donde los jóvenes se dan cita para compartir momentos memorables, donde todavía sobrevive la costumbre del bocadillo para almorzar, ese con pan crujiente acompañado de aceitunas a media mañana. Donde unos pinchos con amigos al salir del trabajo son la excusa perfecta para arreglar el mundo en un momento, siempre entre cerveza y cerveza. Donde la paella del domingo es una cita ineludible y las clòtxinas son un entrante obligatorio que sabe mucho mejor cuando lo compartes con los tuyos. Todos nuestros restaurantes tienen un poco de eso, de esas cosas que no deberían cambiar nunca. Aderezadas con ilusión, esfuerzo, calidad, innovación y una gran relación calidad – precio.

Porque estamos seguros de que has visto mucho, pero todavía no lo has visto todo, queremos que disfrutes con la comida como nunca, como siempre.